Como la vida misma

maitebermejo agosto 3, 2012 102 No hay comentarios

image

Autora Maite Bermejo

Siembra un pensamiento y cosecha una acción,


siembra una acción y cosecha un hábito,


siembra un hábito y cosecha un carácter,


siembra un carácter y cosecha un destino.


Swami Sivananda

La vida se compone de hábitos, costumbres que adoptamos, patrones que repetimos y maneras particulares de hacer las cosas. Desde un enfoque evolutivo el tiempo es el factor clave, y de alguna manera, simbólicamente recogemos lo que sembramos.

Siguiendo esa misma relación lógica la salud también se rige por una ley de “causa – efecto”, donde la causa son los pensamientos, decisiones y acciones que tomamos, y el efecto nuestro estado de bienestar actual, por lo que conviene mantener una correcta alineación entre la actividad de nuestra mente y nuestro cuerpo.

El deporte es un buen ejemplo de coparticipación entre ambos; es una manera de organizar el cuerpo a través del movimiento dotándolo de magia y plasticidad, pero es mucho más que eso, es una actitud ante la vida.

Los JJOO como máxima expresión del deporte, son un increíble escaparate social y cultural, una auténtica exhibición de esfuerzo, virtuosismo y autosuperación. Las Olimpiadas no son un evento que ocurre cada 4 años, sino que son 4 años de preparación en los que cada día el atleta y todo su equipo se entregan al sueño olímpico con auténtica pasión.

Londres, actual sede olímpica, establece sus propios records siendo la única ciudad que ha albergado tres veces esta gran competición, y pasando a la historia siendo la primera olimpiada realmente sostenible desde la misma fase de diseño y concepción del proyecto olímpico.

post como la vida

En clave femenina

En un contexto social donde la mujer va consolidando posiciones a escala social, cultural, laboral y política, los de Londres son considerados como los juegos más femeninos de la historia con4.850 participantes femeninas, el 46% de los 10.540 atletas que han tomado parte en este evento.

Posiblemente el caso más llamativo sea el del equipo de EEUU, ya que por primera vez ha presentado más mujeres que hombres en su delegación: 269 féminas en un equipo de 530 componentes.

Igual de novedoso es el hecho de que todas las delegaciones participantes (en esta ocasión 205) han tenido representación femenina, datocurioso de comparar con Atlanta en1996, donde 26 países no tuvieron ninguna mujer entre sus filas.

Es todo un logro para naciones que hasta ahora han mantenido vetada la participación femenina, como es el caso deCatar, Brunei y Arabia Saudí, especialmente este último, donde las niñas no tienen derecho a recibir clases de educación física en las escuelas ni a practicar deporte en general.

Finalmente con 26 deportes en liza, dos menos que en Pekín 2008 por la retirada del béisbol y el sóftbol, estos Juegos han abarcado 39 disciplinas al incorporarse el boxeo femenino, los dobles mixtos de tenis y tres nuevas competiciones de ciclismo en pista para las mujeres.

Sin embargo las estadísticas no bastan, detrás de esos avances en participación femenina todavía existen desigualdades entre sexos como es el caso del baloncesto australiano y del futbol japonés en los que los equipos masculinos viajan en preferente y las mujeres en turista (aún siendo campeonas del mundo las japonesas), o el hecho de que las mujeres tengan un sueldo inferior, pero eso… es otra historia.

En cuanto a los resultados españoles tras los Juegos también hay que hablar de éxito femenino, ya que de las 17 medallas conseguidas (3 oros, 10 platas y 4 bronces), 11 han sido logrados por mujeres y 6 por hombres.

 

Batiendo límites físicos y superando barreras mentales

En la práctica deportiva las capacidades físicas ostentan el protagonismo, en una búsqueda incesante de “sermás” rápido, fuerte, resistente, o habilidoso, estrechando de forma inquietante las fronteras entre lo alcanzable y lo imposible.

Pero para muchas personas el deporte representa sobre todo una actitud mental poderosa que impulsa, un verdadero catalizador de cambio, una nueva forma de entender y vivir la vida y de ampliar las posibilidades personales.

Al fin y al cabo cuerpo y mente están extraordinariamente conectados; Resulta motivador pensar que el éxito deportivo no tiene que surgir necesariamente de un cuerpo bien dotado que busca mayor rendimiento, sino que a veces parte de una idea de empoderamiento y superación personal.

Veamos algunas historias inspiradoras:

Liz Johnson, nació con parálisis cerebral en el lado izquierdo del cerebro, hecho que no le permite controlar la parte derecha de su cuerpo siendo escasas las habilidades motoras de ese lado.

Aprendió a nadar y con el tiempo descubrió que al practicar el estilo de braza, basado en movimientos simétricos, conseguía desplazarse de forma satisfactoria y efectiva. Parece ser que en ese tipo de gesto motriz, gracias a la plasticidad del cerebro, la parte derecha consigue activar y gestionar ambos lados de su cuerpo, supliendo la inactividad del hemisferio afectado.

Empezó a competir y en pocos años y con mucho esfuerzo ha llegado al más alto nivel de rendimiento deportivo aplicando su máxima: “a pesar de mis diferencias físicas, puedo conseguir los resultados de una persona sin discapacidad pero de una forma diferente”, y eso es increíble ¡¡¡

En la actualidad es la nadadora número uno del mundo en los 100 metros braza SB6 después de ganar el oro en los Campeonatos de Natación del IPC 2006 y en los Juegos Paralímpicos de 2008. En breve intentará revalidar su título en Londres, compitiendo en su propio país.

La estadounidense Amiee Mullins padeció hemimelia fabular desde su nacimiento. Se trata de una enfermedad que se manifiesta con ausencia del peroné y afecta principalmente las pantorrillas y los pies, por lo que con tan solo 1 año de edad tuvieron que amputarle ambas piernas.

El progreso de la tecnología permitió a Amiee aprender a correr desde pequeña utilizando prótesis adaptadas. Encontró en el deporte una motivación poderosa más allá de las carencias iniciales y comenzó una carrera de éxitos deportivos.

Participó en los juegos Paraolímpicos de Atlanta destacando en las pruebas de velocidad de 100 y 200 metros lisos y en saltos de longitud.

Pero su triunfo no queda ahí, rompiendo el paradigma de la belleza a finales de los 90 se convirtió en modelo y desfiló y posó para varias portadas de revistas utilizando los avances en prostética.

Donde unos ven limitación o discapacidad, Amie encuentra una gran oportunidad para convertirse en arquitecto de su propia identidad. Sus piernas postizas le permiten disfrutar de esa especie de “superpoderes”, como ella los llama, consiguiendo velocidad, belleza y altura, pero sobre todo es su actitud la que dirige su vida por el camino del éxito.

La polaca Natalia Partyka de 23 años, que nació sin la mano y el antebrazo derechos, se inició en la práctica de tenis de mesa desde pequeña. Entrenaba duro y llegó a participar en los Juegos Paralímipicos de Sydney 2000 cuando tan solo tenía 11 años de edad. Después, consiguió la medalla de oro en los Paralímpicos de Atenas 2004. Natalia es la única atleta mujer que disputará los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en Londres. Ya participó en las dos competiciones en Beijing 2008, además de los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004 y Sídney 2000.

El sudafricano Oscar Pistorius se ha convertido en esta Olimpiada de Londres 2012, en el primer atleta con dos amputaciones que logra su clasificación en unos juegos olímpicos, y al igual que Natalia Partyka, también realizará el doblete al tomar parte en los Juegos Paralímpicos de la misma edición.

Las prótesis transtibiales construidas en fibra de carbono utilizadas por los atletas amputados, cambian las prestaciones biomecánicas durante la carrera: al inicio de la carrera la hoja se mantiene pasiva por lo que el atleta no cuenta con la energía de impulso que generarían los músculos y tendones del pie. Sin embargo, a velocidad punta la hoja se activa actuando como un trampolín absorbiendo la energía del impacto y liberándola cuando se levanta la pierna, a diferencia del tobillo del atleta, que en cada impacto de amortiguación pierde el 40% de la energía del movimiento.

Difícilmente puede considerarse una ventaja competitiva, como opinan algunos, ya que el uso de estas prótesis exige energía, habilidad y esfuerzo adicionales, una nueva adaptación del cerebro y un mayor control del equilibrio y la estabilidad corporal entre otros ajustes para conseguir que la organización motriz sea eficiente. Enhorabuena a los atletas que son capaces de utilizarlo con éxito superando las barreras ¡¡¡

“Cuando se dice imposible, es que no se ha encontrado la solución”. Henry Ford

Existen multitud de historias como estas que parecen tener un nexo común: la resiliencia, esa poderosa capacidad que permite al ser humano sobreponerse a un contratiempo y salir fortalecido con el mismo. Al fin y al cabo, lo verdaderamente discapacitante no son las limitaciones físicas, sino más bien tener una actitud pasiva y victimista ante la vida.

Los JJOO recién terminados pasan ahora el testigo a los Juegos Paralímpicos que en Londres de alguna manera vuelven a la tierra que los vio nacer. Fue en 1948 durante la 2ª guerra mundial, cuando el neurólogo alemán Sir Ludwing Guttman promovió la organización de una pugna deportiva entre veteranos de guerra con lesiones de espina dorsal.

En la edición del 2012 se espera la participación de 4,200 atletas provenientes de 160 países (una gran cantidad comparada con los 400 atletas que compitieron en la primera Paralimpiada celebrada en Roma) y se repartirán 499 medallas.

Los Juegos Paralímpicos distan mucho de ser un espectáculo de segundo orden. Son la demostración más explícita de que el ser humano es capaz de vencer sus limitaciones y desarrollar sus facultades más allá de lo imaginable.

Infinitas posibilidades de mejora y superación surgen del espacio y contenido que le damos a nuestra mente; se trata de adaptación, así es como opera la naturaleza, las especies se adaptan y a partir de ahí evolucionan.

Creo que vivir plenamente consiste en avanzar y crecer a partir de lo que somos, así que como dice el Dr. Mario Alonso Puig: “no bajemos nuestras metas a la altura de nuestras capacidades aparentes, sino elevemos nuestras capacidades a la altura de esas metas”.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *