image

Una pregunta realmente incómoda…

abril 1, 2013 71 19 No hay comentarios

Description

Autor JOSE MIGUEL GIL

Puede ser razonable pensar que nuestra naturaleza humana nos impulse a realizarnos en aquella persona que creemos que debemos llegar a ser. Esto, dicho así, puede parecer sencillo, de manera que lo único que haya que hacer sea ir creciendo, madurando y conformando nuestro ser a imagen y semejanza de ese hombre-objetivo que cada uno tiene marcado (o mujer-objetivo, según el caso). Tengo un amigo que dice que vive sin objetivos, que él lo único que quiere es ser feliz, sin más, y no perseguir en concreto ninguna meta ni tener en la cabeza nada que se parezca a una planificación vital, una misión, o una brújula existencial. Ya. Yo también quiero ser feliz; como si el hecho de querer ser feliz fuera ya un objetivo en sí mismo. Que tu objetivo en la vida sea ser feliz es como pretender hacerte rico ganando dinero. Si, pero ¿Cómo gano dinero?¿Cómo soy feliz? Tal y como yo lo veo, la felicidad y el bienestar económico son una consecuencia de tomarse la vida con una determinada actitud, y establecerlos como metas nos vendará la razón y el entendimiento.
Fijarte un objetivo te va a permitir tener un criterio propio a la hora de tomar decisiones en la vida que, al fin y a la postre, son las que a golpe de cincel irán modelando tu yo-objetivo. Evidentemente, ese yo-objetivo -en el sentido de meta- debería ser todo lo subjetivo que pudiéramos, ya que así será genuíno, único, y realmente personal. Si no tenemos clara nuestra misión en la vida, quien nos tallará nuestro yo-objetivo van a ser las famosas circunstancias orteguianas, que en los tiempos que corren, abundan por doquier en forma de mútiples estímulos diarios por parte de la televisión, la radio, internet, el cine, el trabajo, los amigos o la familia.
Y aquí viene la pregunta incómoda: ¿Eres tú tu verdadero tú, el que deberías ser?¿O eres un tú en formación en camino de ese tú-objetivo?¿O cuánto de tu tú te lo has labrado tú, y cuánto te lo han labrado? Y cuando investigues, nunca te hagas la pregunta ¿Por qué?. Es decir, no te preguntes ¿Por qué soy de izquierdas?¿o por qué creo en Dios?¿o por qué trabajo en lo que trabajo?¿o por qué mi relación con mis padres es buena o mala? o…Mejor, pregúntate ¿Cómo sé yo que soy de izquierdas, católico, o que me gusta mi trabajo, o que me llevo bien con mis padres,…? ¿Cómo lo sé?? Así evitarás responder desde una creencia, lo que nos llevaría a preguntarnos cómo sabes que esa creencia es cierta.
La esperanza de vida de un hombre del Neolítico era de 33 años. 10.000 años después, en 1901, la esperanza de vida de un hombre en Estados Unidos era de 49 años. Hoy en día, ronda casi los 80 años. Vamos, que hasta hace muy poquito, estas preguntas casi que no merecía la pena hacerlas, porque bastante tenías con sobrevivir, procrear y cuidar a tu prole hasta hacerla medio autosuficiente. Los días que nos ha tocado vivir, no obstante, hace que la respuesta a la pregunta de quién somos realmente, pueda ser suficientemente interesante como para plantearse si es el momento de tomar alguna decisión importante. Yo ya pienso en ello desde hace algún tiempo, y sobre todo las preguntas me las hago para que mis hijos aceleren en la medida que les sea posible su capacidad de liberarse de estímulos externos que les hagan el molde, de manera que sean ellos mismos los que se tejan la tela con la que vestirán su alma.
Jose Miguel Gil
José Miguel es socio fundador y Director de Operaciones en IWOMENTV y socio fundador y administrador de  CRISALFAN Inversiones y Crisalfan Business.Fue socio fundador de Garaulet Nutrición Madrid, poniendo en marcha dos clínicas de nutrición en Madrid, y Consultor y Jefe de Proyecto en ICEX y Telefónica como parte del equipo de Hewlett Packard.
Se ha formado en Programación Neuro Lingüística (PNL) por el Instituto Español de PNL, como Coach de Negocios en ActionCOACH, cursó un EMBA en ICADE, y obtuvo el título de Ingeniero Técnico de Sistemas en la Universidad Politécnica de Madrid.
videos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *